Mis libros de autoayuda

princep

Lo importante no es qué te sucede, sino cómo lo vives. No lo he extraído de ningún libro de autoayuda. Alguien me lo dijo, y pensé “pues mira, tiene razón”.

El escritor de libros de autoayuda Francesc Miralles decía, en una entrevista en El Periódico de Catalunya que ahora los lectores de libros de autoayuda leían obras más complejas, como las de Eduard Punset. Aunque no me llaman la atención títulos tan poco atractivos como “Tus zonas erróneas”, no me interesa Paulo Coehlo y autoras Rosemary Altea o Elisabeth Kübler-Ross me hicieron sentir una mezcla de escepticismo, incredulidad y pasmo progresivo a medida que avancé en la lectura de sus respectivos libros (uno de cada una, más que suficiente), disfruté de “El viaje a la felicidad”, y Los cien sentidos secretos”, y “El color purpura”, por poner tan sólo algunos ejemplos, contribuyeron a enriquecer mi visión de la realidad. ¿Son por ello Punset, Amy Tan y Alice Walker autores de libros de autoayuda? ¿Qué diferencia la literatura de autoayuda de la que no lo es, pero te cae en las manos y te hace reflexionar además de disfrutar por el simple placer de leer? Las etiquetas venden.

enero 15, 2007. Literatura. 5 comentarios.

Los clásicos, siempre actuales

 Agatha Christie

  “The other third trouble had been caused by those politicians who were unable to conceal the fact that although dully elected by democratic governments, they had been unable to conceal their remarkably poor powers of judgment, common sense and, in fact, any noticeable brainy qualities”. 

No, no lo digo yo pensando en las no tan lejanas elecciones catalanas, sino Agatha Christie, mucho más moderna que la supuestamente provocadora Ágatha Ruiz de la Prada, la cual le hubiese podido inspirar uno de sus personajes secundarios de la alta sociedad, aburridos, extravagantes y vagamente conspiradores. La creadora de Miss Marple escibió el párrafo que he reproducido más arriba para la novela “Passenger from Frankfurt”, redactada en 1970. Creo que refleja perfectamente el sentimiento de muchos abstencionistas de cualquier país occidental, y el de los catalanes en particular. Por lo visto, hace muchos años que los políticos son poco más que mediocres aspirantes al poder.

diciembre 18, 2006. Literatura. 3 comentarios.