Instinto motero

why

Ir a presión entre cuerpos sudorosos a primera hora de la mañana y llegar tarde repetidamente al trabajo a causa de paradas imprevistas del metro, por no hablar del simple hecho de tirarte más de la mitad de tu vida desplazándote por las entrañas de la ciudad, ha hecho que un día me descubriese observando con interés las formas y colores de los ciclomotores aparcados en las aceras de la ciudad. Me aterra el tráfico urbano, pero empiezo a desarrollar todos los síntomas de la aversión al metro. Se me ha despertado el instinto motero antes que el maternal.

febrero 2, 2007. Barcelona. 1 comentario.