Uno cada diez minutos

bolso 

Dos tarjetas de crédito ampliadas por si acaso hacían falta en el viaje con el que ella y su marido iban a inaugurar el año. Un pintalabios Clinique. Dos tiquets para cambiar regalos de navidad. Un MP3 con teléfono, regalo de reyes de su marido. Las llaves de casa, del parking y del piso de sus padres. Dos teléfonos móviles. Su documentación. Los cleenex. Quién sabe cuántas cosas más. No me di cuenta y el bolso desapareció delante de mis ojos, mientras comíamos una ensalada post navideña y nos explicábamos eso que ocurre mientras hacemos planes. Ella y yo, que nos caímos fatal la primera vez que nos vimos, y aunque entonces parecía inimaginable hemos acabado confiando la una en la otra,  nos encontramos, una vez más unidas ante una situación desastrosa. Mientras hacía la denuncia, charlé con una chica ecuatoriana y otra marroquí, víctimas de sendos robos. La ecuatoriana me explicó que en los locutorios las carteras se desvanecen con una frecuencia desmesurada. Y que a ella, que entre otras cosas se le habían llevado la paga doble hacía media hora, le habían desvalijado al menos cuatro veces en Barcelona. En esta ciudad roban tanto como en cualquiera de América Latina, se lamentaba. Aunque había llegado un par de horas antes que nosotras, cuando cruzamos la puerta con la denuncia hecha y la vaga esperanza de que alguien encontrase la cartera con los documentos, ella seguía allí esperando a que la llamaran. Le deseé suerte y me entristecí por su larga espera, porque roben a los que menos tienen, por tener que sentirme culpable si no me aferro a mi bolso y me expongo a no volver a verlo en una ciudad que se vende de puertas a fuera como tranquila, segura y moderna.

Anuncios

enero 9, 2007. Barcelona.

2 comentarios

  1. Noelita replied:

    hola pri!!!! feliz año aunque parece que no lo has empezado con buen pie……cachissssssssssss. Qué ganas tenia de que escribieras algo mas. Casi todos los dias visito tu blog. A ver cuando tenemos un rato para charlar tranquilamente, dichoso trabajo!!!!! Muchos besos

  2. kaotot replied:

    Estaba leyendo y no sabía si la historia era verdadera o no. Vaya. Yo ni me había enterado de este suceso. Aunque lo has escrito de una manera tal que me he quedado enganchado y he deseado… en fin… lo que desean los reporteros de algunos programas de “sucesos”. Que expliques algún otro suceso. Es puramente egoista. Quiero volver a leer algo tan bien escrito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: