Instinto motero

why

Ir a presión entre cuerpos sudorosos a primera hora de la mañana y llegar tarde repetidamente al trabajo a causa de paradas imprevistas del metro, por no hablar del simple hecho de tirarte más de la mitad de tu vida desplazándote por las entrañas de la ciudad, ha hecho que un día me descubriese observando con interés las formas y colores de los ciclomotores aparcados en las aceras de la ciudad. Me aterra el tráfico urbano, pero empiezo a desarrollar todos los síntomas de la aversión al metro. Se me ha despertado el instinto motero antes que el maternal.

Anuncios

febrero 2, 2007. Barcelona. 1 comentario.

La hija de Rocío y Alaska

Estrella 

M. ha  puesto la televisión. ¿Estrella Morente? M. no da crédito a sus ojos. Pero sí, la chica que habla con Cayetana Guillén Cuervo resulta ser la cantante de flamenco. Lo dice el escueto texto bajo su nombre. Sin embargo, con el maquillaje que lleva, parece la hija del matrimonio imposible entre Rocío Jurado y Alaska. Se lo digo a M, que me da la razón mientras se ríe. “El matrimonio le sienta mal a todo el mundo”, afirma con aplastante seguridad para explicarme, o quizá explicarse, lo fea que encuentra a la antaño lozana Estrella Morente mientras ojea el cómic de Neil Gaiman que ha sacado de la biblioteca, más para mí que para él. Ayer estuvimos a punto sacar la película “Las colinas tienen ojos” del videoclub de al lado de casa, pero el dueño, parlanchín y ansioso de recomendarnos buenas películas, nos disuadió amenazándonos con larguísimas noches de insomnio. M.cambia de cadena y alguien canta, no muy bien, a pleno pulmón. Operación Triunfo, murmura antes de apagar la televisión con cierta resignación. ¿Para qué ver una película de terror teniendo televisión?

enero 25, 2007. Televisión. 3 comentarios.

Mis libros de autoayuda

princep

Lo importante no es qué te sucede, sino cómo lo vives. No lo he extraído de ningún libro de autoayuda. Alguien me lo dijo, y pensé “pues mira, tiene razón”.

El escritor de libros de autoayuda Francesc Miralles decía, en una entrevista en El Periódico de Catalunya que ahora los lectores de libros de autoayuda leían obras más complejas, como las de Eduard Punset. Aunque no me llaman la atención títulos tan poco atractivos como “Tus zonas erróneas”, no me interesa Paulo Coehlo y autoras Rosemary Altea o Elisabeth Kübler-Ross me hicieron sentir una mezcla de escepticismo, incredulidad y pasmo progresivo a medida que avancé en la lectura de sus respectivos libros (uno de cada una, más que suficiente), disfruté de “El viaje a la felicidad”, y Los cien sentidos secretos”, y “El color purpura”, por poner tan sólo algunos ejemplos, contribuyeron a enriquecer mi visión de la realidad. ¿Son por ello Punset, Amy Tan y Alice Walker autores de libros de autoayuda? ¿Qué diferencia la literatura de autoayuda de la que no lo es, pero te cae en las manos y te hace reflexionar además de disfrutar por el simple placer de leer? Las etiquetas venden.

enero 15, 2007. Literatura. 5 comentarios.

Tarzán de los monos

Tarzan

Dejarse engullir por un agujero negro cada mañana para ir a trabajar no es una experiencia recomendable para quienes sufren entre multitudes. Cuando, además, el gusano con motor que te lleva a tu trabajo va todos los días de la semana con retraso, y unos gatos desesperados no te han dejado dormir desde las cuatro de la mañana (teniendo en cuenta que, al vivir en una planta baja, es como si estuviesen debajo de mi cama), que tu mente funcione con la rapidez habitual se vuelve más complicado. Sin embargo, el sol se resiste a aceptar que estamos en enero, y si no me duermo antes, esta noche pondré la parte que me falta de “Tarzán de los monos”, que empecé a ver con cierta resistencia pese al entusiasmo nostálgico de M, y acabó atrapándome por lo políticamente incorrecta que es (los esclavos y animales mueren cada dos por tres ante la indiferencia-y la violencia-de los ingleses, pero si la intrépida Jane cae por un barranco, todos arriesgan su vida por ella, que naturalmente se salva), por la picardía seductora de la futura novia de Tarzán,  y  por el atlético e inexpresivo Johnny Weissmuller. Un mal día puede acabar bien, y con Chita haciendo de celestina entre una joven rica y un  musculoso salvaje, una se va a dormir con la sonrisa puesta, pese a todo.

enero 11, 2007. Barcelona, Cine. 1 comentario.

Uno cada diez minutos

bolso 

Dos tarjetas de crédito ampliadas por si acaso hacían falta en el viaje con el que ella y su marido iban a inaugurar el año. Un pintalabios Clinique. Dos tiquets para cambiar regalos de navidad. Un MP3 con teléfono, regalo de reyes de su marido. Las llaves de casa, del parking y del piso de sus padres. Dos teléfonos móviles. Su documentación. Los cleenex. Quién sabe cuántas cosas más. No me di cuenta y el bolso desapareció delante de mis ojos, mientras comíamos una ensalada post navideña y nos explicábamos eso que ocurre mientras hacemos planes. Ella y yo, que nos caímos fatal la primera vez que nos vimos, y aunque entonces parecía inimaginable hemos acabado confiando la una en la otra,  nos encontramos, una vez más unidas ante una situación desastrosa. Mientras hacía la denuncia, charlé con una chica ecuatoriana y otra marroquí, víctimas de sendos robos. La ecuatoriana me explicó que en los locutorios las carteras se desvanecen con una frecuencia desmesurada. Y que a ella, que entre otras cosas se le habían llevado la paga doble hacía media hora, le habían desvalijado al menos cuatro veces en Barcelona. En esta ciudad roban tanto como en cualquiera de América Latina, se lamentaba. Aunque había llegado un par de horas antes que nosotras, cuando cruzamos la puerta con la denuncia hecha y la vaga esperanza de que alguien encontrase la cartera con los documentos, ella seguía allí esperando a que la llamaran. Le deseé suerte y me entristecí por su larga espera, porque roben a los que menos tienen, por tener que sentirme culpable si no me aferro a mi bolso y me expongo a no volver a verlo en una ciudad que se vende de puertas a fuera como tranquila, segura y moderna.

enero 9, 2007. Barcelona. 2 comentarios.

Michaela no da miedo

Requiem

Decididos a ver una película, a ser posible sin papá Noel ni malos entrañables que se vuelven buenísimas personas porque es Navidad. escogimos de manera poco democrática la que tenía el título más terrible: “Requiem. El exorcismo de Michaela“. Nos reímos de la sufrida Michaela, que retorcía la mano cual avezada bailarina de flamenco,  al intentar tocar  entre sudores y gritos el crucifijo de su cuarto. La recatada muchacha también tenía estilo propio al bailar, y un novio paciente y buenino como pocos (el verdadero mártir era él). La película resultó aburrida y decepcionante por el pobre análisis que hace de los factores sociales que inciden en un presunto caso de posesión. La próxima será ” Rocky Horror Picture Show“. Y seguro que alguien se disfrazará para la ocasión. De todas formas, estoy contenta porque a pesar de que estos días me he tragado otro tostón, Reencarnación, me dio también por ver “Brokeback Mountain“, una historia de amor bella, trágica y conmovedora como pocas.

diciembre 27, 2006. Cine. 2 comentarios.

Los clásicos, siempre actuales

 Agatha Christie

  “The other third trouble had been caused by those politicians who were unable to conceal the fact that although dully elected by democratic governments, they had been unable to conceal their remarkably poor powers of judgment, common sense and, in fact, any noticeable brainy qualities”. 

No, no lo digo yo pensando en las no tan lejanas elecciones catalanas, sino Agatha Christie, mucho más moderna que la supuestamente provocadora Ágatha Ruiz de la Prada, la cual le hubiese podido inspirar uno de sus personajes secundarios de la alta sociedad, aburridos, extravagantes y vagamente conspiradores. La creadora de Miss Marple escibió el párrafo que he reproducido más arriba para la novela “Passenger from Frankfurt”, redactada en 1970. Creo que refleja perfectamente el sentimiento de muchos abstencionistas de cualquier país occidental, y el de los catalanes en particular. Por lo visto, hace muchos años que los políticos son poco más que mediocres aspirantes al poder.

diciembre 18, 2006. Literatura. 3 comentarios.

¿Colate?

interrogante

Debo ser la más ignorante, pero descubrí la cara del novio de Paulina Rubio, un tipo al que llaman Colate, casi por casualidad, haciendo zapping. La Rateta me indicó que el que aparecía detrás de la cantante mexicana y la miraba con cara de cervatillo asustado era su futuro esposo. ¿Colate vendrá de Chocolate? ¿Nicolás-Colás-Colate…? ¿Ingirió el contenido de un tubo de Col(g)ate de niño y se quedó con esa expresión pasmada para siempre, e incapaz de pronunciar la g, por lo cual le llaman Colate? ¿le gustará colarse allá donde hay una cámara…? Nunca un programa del corazón me hizo reflexionar tanto.

diciembre 13, 2006. Televisión. 2 comentarios.

Última semana para ver la World Press Photo

WPP

La vi a medias en la inauguración, así que tendré que darme prisa para disfrutarla con calma antes del domingo.La World Press Photo 06 nos muestra, desde los ojos de los fotoperiodistas que estuvieron allí para contárnoslo e hicieron clic en el instante decisivo, un abanico de realidades que fueron noticia en el 2005 y que reflejan, además de la actualidad en diversos lugares del mundo, lo mejor y lo peor de la naturaleza humana. En las fotografías hay ternura, crueldad, compasión, humor, belleza, muerte, amor, terror… No creo que dejase indiferente a ninguna de las 20.000 personas que pasaron por el Centre de Cultura de Barcelona el año pasado. Uno de los ganadores de este año, Benito Pajares, dice que lo suyo es oficio. Diría que, además, hay sensibilidad artística y una voluntad de dejar testimonio de lo que sucede en lugares muy alejados de nuestras fronteras, físicas y mentales.

diciembre 12, 2006. Barcelona, Fotografía. 2 comentarios.

Frío

esquimal

 Aunque parecía que nunca iba a llegar, aquí está. Se llama frío y es el protagonista del día, por encima de los “nuevos enfoques sobre Irak” que proponen Bush y Blair (¿dejar a los iraquíes en paz de una vez?), la subida de los tipos del BCE y los intercambios de lindezas entre PSOE y PP. Y aunque me cae antipático y a veces me lo hace pasar mal, le doy la bienvenida y admito, casi a regañadientes, que empezaba a echarlo de menos.

diciembre 7, 2006. Barcelona. 1 comentario.

Página siguiente »